Súbditos – clientes – compradores – consumidores

Nos encontramos en un momento donde el Capitalismo ha entrado en nuestras vidas diarias de manera visible y expansiva. Se está sirviendo de la estética y la belleza para despertar la atención de los consumidores, convirtiéndose todo en objeto de consumo y agradamiento estético.

En este proyecto pretendo reflexionar sobre ello, centrándome en el mundo de la moda. Para ello he visualizado dos estilos de ventas: el de las tiendas de lujo, donde las grandes marcas utilizan los escaparates como reclamo, y el de las Up-stores donde el reclamo son los productos rebajados de las grandes marcas. En los dos se ofrece belleza y entretenimiento según el público al que van dirigido, pero siempre están unidos por las imágenes de la publicidad.

Para su realización he jugado con los reflejos de los cristales de los escaparates y con las dobles exposiciones donde no había. Esta simultaneidad de acciones y percepciones hace difícil una narrativa lineal por lo que podríamos hablar de una adición.

Consta de 16 fotos pertenecientes a los dos ambientes, de ocho fotos cada uno. Están numeradas en el dorso. Su impresión es sobre papel brillante, buscando el acabado parecido al de la pantalla digital, estética que encarna la actual sociedad “positiva” (like).